Followers

martes, 30 de marzo de 2010

MOMENTOS EN EL TREN

El tren empieza su marcha. De pie, junto la puerta del vagón, apoyando su delgado cuerpo, ella tecleaba, alterada, su móvil. Dedos largos, nerviosos. En su cara se podía adivinar cierta angustia. Sus ojos pequeños, inquietos, observaban a la gente. Sus labios finos y algo entreabiertos intentaban disimular la impaciencia que le provocaba la espera del mensaje no devuelto.
El tren se había parado en la siguiente estación, la gente entraba buscando sitio pero, debido a la hora, el vagón se encontraba al completo.
Ella apretaba la carpeta de la universidad contra su pecho. Una rosa amarilla de tallo largo se apoyaba junto a un botón de la chaqueta.
Algo ausente, escuchaba a tres jóvenes morenos, modernos. Sentados en el suelo, hablando de música, entonaban una canción de un grupo de moda, elevando el tono para disgusto de algunos presentes que preferían el silencio, para leer el diario o algún libro, en los momentos que duraba su viaje en el tren.
Poco a poco, los vagones se iban vaciando. Ella miraba la puerta. Su silueta se veía reflejada en el cristal por la oscuridad de la noche. El tren se paró antes de llegar a la siguiente estación. Ella, de nuevo, teclea con rapidez mandando un mensaje. El tren va llegando a la estación, se detiene. Los tres jóvenes morenos, modernos, se bajan. Ella sonríe, el mensaje ha sido devuelto.

jueves, 25 de marzo de 2010

Primera tertulia en la radio

Hola Amig@s:
Esta tarde Pedro, mi profesor del club de escritores, me ha dado una sorpresa muy agradable al poner en el blog de la escuela la foto del primer programa de radio que grabe con:
– Higinio San Millán: el cual dentro de poco publicara su tercer libro de poesía y ha tenido la gentileza de reservarme la primera entrevista cuando el libro este en el mercado.
– Antón Millas: creador de los Power Points de la escuela, recientemente incorporado al grupo de amigos.


Nos podéis seguir en 107,8 FM (Los viernes de 23:00h- 23:45h).

sábado, 20 de marzo de 2010

Los inmortales II: Raymond Queneau, poeta y novelista

El poeta y novelista francés Raymond Queneau nació el 21 de febrero de 1903 en la ciudad de Le Havre murió el 25 de octubre de 1976. En el año 1920 Se graduó de latín y griego. Hijo único de un matrimonio católico, se instaló en París para asistir a la Sorbona, donde estudió Matemáticas y Letras, finalizó sus estudios de Psicología y Filosofía y comenzó a interesarse por el movimiento surrealista.

Impactado por las diferencias existentes entre las lenguas habladas y las escritas que descubrió posiblemente durante un viaje por Grecia, este empleado de la banca, aficionado al mundo de las letras decidió trasladar esas reflexiones hacia una serie de artículos inspirados en el “neo francés” y utilizarlas para muchas de sus novelas. Sus primeras obras están influidas por los surrealistas, y aunque su primera novela, La dificultad, se publicó en 1933 y fue seguida por otras doce novelas y varias colecciones de poesía, Queneau no obtuvo un reconocimiento amplio hasta la publicación de sus Ejercicios de estilo (1949), donde repite una y otra vez la misma anécdota valiéndose de las posibilidades casi ilimitadas de la lengua.


Queneau se había ganado la vida con trabajos que poco tenían que ver con su verdadera vocación. A partir de 1938, gracias a la oportunidad laboral que le ofreció la editorial pudo vivir plenamente de la literatura, este escritor francés que llegaría a fundar junto a H. Miller la revista “Volontés” y a convertirse en integrante del Colegio de Patafísica y la Academia Goncear, desempeñó trabajos como traductor y lector.
Extraído de Biografias y Vidas.



Libros de Raymond Queneau
Las flores azules
La alegría de la vida
Zazie en el metro
Ejercicios de estilo
Siempre somos demasiado buenos con las mujeres
Mi amigo Pierrot
Un duro invierno
Roble y perro
La dificultad


Ejercicios de estilo:
Breves relatos explicados con humor y sencillez. En el libro encontramos 99 maneras diferentes de platear un mismo tema, una pequeña joya de la literatura. Una lectura amena, divertida y original que seguro volverás a leer más de una vez. Os dejo algunas de sus páginas para qué podáis leer y opinar si el libro es de vuestro agrado:

Relato (Pag.64):
Una mañana a mediodía, junto al parque Monceau, en la plataforma trasera de un autobús casi completo de la línea S (en la actualidad el 84), observé a un personaje con el cuello bastante largo que llevaba un sombrero de fieltro rodeado de un cordón trenzado en lugar de cinta. Este individuo interpeló, de golpe y porrazo, a su vecino, pretendiendo que le pisoteaba adrede cada vez que subían o bajaban viajeros. Pero abandonó rápidamente la discusión para lanzarse sobre un sitio que había quedado libre. Dos horas más tarde, volví a verlo delante de la estación de Saint-Lazare, conversando con un amigo que le aconsejaba disminuir el escote del abrigo haciéndose subir el botón superior por algún sastre competente.

Retrógrado (Pag.53):
Te deberías añadir un botón en el abrigo, le dice su amigo. Me lo encontré en medio de la plaza de Roma, después de haberlo dejado cundo se precipitaba con avidez sobre un asiento. Acababa de protestar por el empujón de otro viajero que, según él, le atropellaba cada vez que bajaba alguien. Este descarnado joven era portador de un sombrero ridículo. Eso ocurrió en la plataforma de un S completo aquel mediodía.

Injurioso (Pag.149):
Tras una espera repugnante bajo un sol inaguantable, acabé subiendo en un autobús inmundo infestado por una pandilla de imbéciles. El más imbécil de estos imbéciles era un granuja con el gañote desmedido que exhibía un güito grotesco con un cordón en lugar de cinta. Este chuleta se puso a gruñir porque un viejo chocho le pisoteaba los pinreles con un furor senil; pero enseguida se arrugó largándose a un sitio vado todavía húmedo del sudor de las nalgas de su anterior ocupante. Dos horas más tarde, qué mala pata, me tropiezo con el mismo imbécil que charra con otro imbécil delante de ese asqueroso monumento llamado la estación de Saint-Lazare. Parloteaban a propósito de un botón. Me digo: aunque se suba o se baje el forúnculo, mona se quedará, el muy requeteimbécil.

Distinguo (Pag.69):
Por la mañana (y no por Ana la maña) viajaba en la plataforma (pero no formaba en la vieja plata) del autobús (no confundir con el alto obús), y como estaba llena (no me como esta ballena) la masa chocaba (y no la más achochada). Entonces un jovencito (y no cito un joven) extravagante (no vago estragante) se dirigió (aunque no digirió) a un sujeto (pero no atado) pacífico (no Atlántico) enojándose (no desojándose) porque éste (no Oeste) le pisaba el pie (no le pispaba el bies). Al cabo del rato (y no al rabo del gato) yo vi al tonto (no llovía a lo tonto) en San Lázaro (no el de Tormes) conversando con un amigo (no amigando con un converso) más meticuloso (mas no supositorio) en temas de indumento (y no mento más té hindú).

sábado, 13 de marzo de 2010

Poesia Otoño (Power Point)

El amigo del Club de escritores, Antón Millás, ha tenido el detalle de hacer un Power Point de una de mis ultimas poesias, al cual agradezco y le doy mi bienvenida al unirse a nuestro grupo de amigos.

OtoñO
View more presentations from Tessa.

PD: Clicando encima del icono "Full" podeis ver la presentación en vista completa.

lunes, 8 de marzo de 2010

Dia internacional de la mujer

No es casualidad

Amor desinteresado, adivino
en tus ojos entornados
mientras duermes en silencio.
Yo guardián de tus ilusiones
siento celos de tus sueños.

Suaves caricias imploran mis pensamientos,
observo los suaves aleteos de tus pestañas
como la mariposa al llegar al punto de la culminación
al extender sus alas al más bello de los sentidos.

Tus ojos son caricias,
a veces me pregunto la suerte de tenerte
si es fruto de la casualidad o del destino.
Tus ojos se abren.

Acariciando con pasión
entre tus manos mis cabellos, mi cuerpo se estremece.
No es casualidad, no es el destino,
simplemente es amor.

viernes, 5 de marzo de 2010

Homenaje al gran escritor uruguayo: Mario Benedetti

Los inmortales
Personas que se recuerdan con el paso de los años, vinculadas al mundo de la literatura.

Mario Benedetti
El escritor y poeta Mario Benedetti, nació en Paso de los Toros, Departamento de Tacuarembó (República Oriental del Uruguay), el 14 de septiembre de 1920. Sus padres, Brenno Benedetti y Matilde Farugia lo bautizan con cinco nombres: Mario Orlando Hamlet Hardy Brenno.

En 1953 aparece su primera novela, ¨Quien de nosotros¨. Relato de un triangulo amoroso, escrito en tres partes, formado por Miguel (escribe en un diario los acontecimientos de su vida, él es el marido abandonado por Alicia), Alicia (escribe una carta cuando decide abandonar a su marido por Lucas, un amigo de juventud de ambos) y Lucas (escritor y amante de Alicia, consigue popularidad al escribir cuentos o pequeñas historias de unas veintes paginas).

Conflicto sentimental que ofrece diferentes versiones a través de un fabuloso juego de espejos a los ojos del lector. Una interrogativa flota en el aire a través de toda la novela. ¿Quién de nosotros, es capaz de juzgar a quien?

Me sumergí en la novela, sin darme cuenta al leer que algunas veces intentaba ponerme en la piel de sus protagonistas, porque es fácil juzgar cuando se ven los toros desde la barrera. Sus miedos a la soledad, lo difícil y haberse inevitable que puede ser tomar algunas decisiones que pueden marcar toda una vida.


video



Reseña biográfica
Recibió la formación primaria y secundaria en Montevideo y a los dieciocho años se trasladó a Buenos Aires donde residió por varios años. En 1945 formó parte del famoso semanario «Marcha» donde se formó como periodista, colaborando allí hasta 1974. Ocupó el cargo de director del Departamento de Literatura Hispanoamericana en la Facultad de Humanidades y Ciencias de la Universidad de Montevideo.

Desde 1983 se radicó en España donde permanece la mayor parte del año. Obtuvo el VIII Premio Reina Sofía de Poesía y recibió el título de Doctor Honoris Causa por la Universidad de Alicante.Su vasta producción literaria abarca todos los géneros, incluyendo famosas letras de canciones, cuentos y ensayos, traducidos en su mayoría a varios idiomas.De su extensa obra se encuentran entre otros, la novela «Gracias por el fuego», «El olvido está lleno de memoria», y los poemarios, «Inventario Uno» e «Inventario Dos». Falleció en Montevideo en mayo de 2009.


(Confidencial)

Fueron jovenes los viejos

pero la vida se ha ido

desgranando en el espejo

y seran viejos los jovenes

pero no lo divulguemos

que hasta las paredes oyen.

de Mario Benedetti