Followers

sábado, 7 de enero de 2012

Un pequeño tesoro


Ayer los reyes magos me trajeron varios libros, los cuales iré leyendo después de terminar los que aun me han quedado pendientes este pasado año, algunos son de amigos que tengo mucha ganas de leer, otros de personas que me mandan para después de leerlos escribir la respectiva reseña del libro.
Aunque de todos ellos, no he podido resistirme de leer un pequeño libro que mis hijos me han regalado. Esta tarde he disfrutado leyendo un precioso cuento lleno de esperanza, el cual te hace reflexionar y te da ánimos para seguir recordando que si una puerta se cierra siempre habrá una ventana por donde entre el sol.
Su lectura amena, te recuerda las cosas más simples que olvidamos demasiado a menudo. Es un pequeño tesoro imprescindible para tener cerca y releer cuando el desanimo se apodere de nosotros.

Los cerezos en diciembre
El desánimo anida en el corazón de Saki. A sus 17 años, se siente inmersa en la tristeza y la apatía sin ningún motivo aparente. Sus padres, desorientados, recurren a Takumi, el maestro de tiro con arco que convertirá este noble arte en una enseñanza vital.
Cada flecha supondrá para la joven una profunda reflexión, hasta encontrar un sentido a sus inseguridades ante la vida.
El libro nos relata una bella historia de humildad y perseverancia, donde la fe en uno mismo puede ayúdanos a superar cualquier obstáculo del camino.



Besitos de caramelo,
Tessa

2 comentarios:

Cantares dijo...

Tentador... que lo disfrutes
Besos

MIMIL dijo...

Es curioso como con el paso del tiempo... Cosas que parecían gravísimas ahora las recuerdas y son una chorrada... Los problemas cada vez son mas gordos con el paso del tiempo... Pero tienes razón que siempre hay un rayo de sol... Para mi son mis dos hijos ... Son mi vida... Muackkkkk