Followers

domingo, 6 de mayo de 2012

Un pequeño retal

Ocultó el último retal sobrante de la colcha que llevaba cosiendo durante años, cada pedacito era una parte de su vida, puesta en la cama se podía ir observando fechas.

El día de su boda, el nacimiento de sus hijos, sus flores preferidas… Así hasta cuarenta retales todos de diferentes colores y bordados un trabajo exquisito que había ocupado durante muchas horas de su vida. Pero al observar una esquina un cuadrito se encontraba en blanco y era imposible distinguir si alguna vez había sido bordado.

—Madre—le llamo una joven desde la puerta del dormitorio. La mujer se volvió a mirar a la joven extrañada.

—Deberías coser de nuevo este pedacito de tela—no recuerdo qué significado tiene carece de imagen, dijo la madre, algo angustiada.

—Mama, esa imagen eres tu— la joven cogió el retal y acompaño a su madre al espejo— ¿te reconoces ahora? le pregunto acariciándole el pelo. La mujer movió la cabeza, no recordaba su rostro, aquella imagen en el espejo para ella era la de una completa desconocida. Se aparto del espejo y tiro el pequeño retal, después miro a la joven y dijo entre dientes. —Mejor lo tiramos ella ya no vive aquí.

La chica contuvo el llanto, su madre ya no recordaba que aquel pedacito de tela era ella.


Besitos de caramelo,
Tessa

6 comentarios:

MARTA dijo...

Jolin me ha encantado... De verdad que bonito... Te voy a decir varias cosas... Según lo iba leyendo me recordó a una manta que hizo mi difunta madre... Luego no se pensé que la madre tenia Alzheimer al no recordar su cara y el cuadro... No se, sabes que entiendo mal las cosas que leo... Pero solo te tengo que decir ... Que gracias por hacerme recordar aun mas a mi madre muackkkk

Mamen dijo...

Qué terrible enfermedad. A mí me encanta decir esa frase de que nunca será nadie capaz de robarme lo "bailao", pero no sabemos cuando la decimos alegremente, cuánto de cruel es a veces la vida.
Felicidades, desde el corazón, a todas esas madres que hoy no saben que lo fueron.
Preciosa entrada.

Cantares dijo...

Terrible enfermedad que no solo se lleva la memoria, destruye otras cosas a su paso
Muy doloroso
Besos

El Drac dijo...

Qué trsiteza que nuestros seres más querido acaben siendo fantasmas para ellos mismos.

Un gran abrazo

Eliane dijo...

Muy interesante...! Me gustó mucho.
Besotes

Lola velasco dijo...

De lo más bonito que he leído, me ha encantado, precioso de verdad, me ha emocionado.
¡Besitos!